sábado, 5 de febrero de 2011

Todo empieza y acaba con un silencio.

Lizzy Bennet no es como las demás muchachas...

<<Puede pasar, pero no es lo suficientemente hermosa para tentarme.>>

<<Darcy jamás se había sentido tan fascinado por una mujer.>>


Tras un silencio de varios minutos, se acercó a ella y, con visible agitación, dijo:
      - He luchado en vano. Ya no quiero hacerlo. Me resulta imposible contener mis sentimientos. Permítame usted que le manifieste cuán ardiente la admiro y la amo.
      El asombro de Lizzy fue mayúsculo. Se ruborizó y, boquiabierta, permaneció en silencio.


Orgullo y prejuicio. Jane Austen.


4 comentarios:

  1. Sí, es verdad, ¿por qué no dejar libres nuestros sentimientos? :)

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Yo también pienso lo mismo. Pero creo que a veces tenemos demasiado miedo como para actuar =)

    Besosss ^^

    ResponderEliminar
  3. Hola, acabo de descubrir tu blog y me parece precioso, te sigo desde ya! Pasate por el mio si quieres y deja tu huella. OneKiss
    http://rafael1garcia.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Hola! Gracias, me alegro de que te guste =) Me paso también por el tuyo.

    Ciaoo, saludos!!

    ResponderEliminar

Tus opiniones cuentan =)